Búlgaros en la derecha.

La prensa diaria concede al discurso de Esperanza Aguirre de ayer en el Foro ABC la más alta consideración en sus primeras planas, y no tanto por lo que explicitamente expresa, que no es en absoluto leve, sino por lo que todos los medios han interpretado que sugiere.

Y lo que sugiere, no es otra cosa que Esperanza Aguirre estaría dispuesta a presentar su candidatura a la presidencia del Partido Popular en el Congreso Nacional de Junio, y que en estos momentos se hallaría tanteando los necesarios apoyos para llevarla a efecto.

Sinceramente deseo que lo logre, como desearía que lo hiciese de una vez por todas Alberto Ruiz Gallardón, o Francisco Camps. Como desearía que tras un debate de ideas, proyectos y equipos entre todos los candidatos, las bases eligieran por mayoría a uno de ellos, y como desearía que una vez elegido uno de ellos, todo el partido se pusiera a su disposición como una sola persona.

El cambio de vecindad de Rajoy, de gallego a búlgaro, es decepcionante, tanto por él, al que siempre había tenido en alta estima, como por el resto de los barones, que han optado por agazaparse en torno al candidato bi-perdedor en una lenta toma de posiciones fuerza, pero sin lanzarse abiertamente a la arena, pensando que una guerra abierta entre facciones peperas puede provocar un caos en la labor de oposición, un desangramiento del partido o incluso una escisión.

Pues bien, nada malo puede surgir de la democratización del partido, si purgar el pasado búlgaro va a ser largo y traumático mejor empezar cuanto antes. Un partido llamado a gestionar la democracia en España, debe ser en su gestión interna escrupulosamente democrático, la empresa participa de la calidad del fin, no podemos administrar España a lo británico y nuestra casa a lo búlgaro.

Por todo ello, por su valentía y su falta de complejos, gracias, Esperanza.

Anuncios

7 pensamientos en “Búlgaros en la derecha.

  1. Lo malo, querido amigo, es que esas bases que tú citas no tienen demasiadas opciones visto el sistema de compromisarios que marca la normativa del PP, donde incluso se da la figura del “compromisario nato”, es decir, el político que ha alcanzado ya un cierto cargo junto a los que ahora mandan o junto a los que en su día recomendaron a los que ahora mandan.

    Es más, simplemente para poder presentar una lista alternativa a la “oficial” es preciso reunir las firmas de un mínimo de 600 compromisarios. Me temo que habrá que perder otro par de elecciones generales para que algunos de la Ejecutiva, comenzando por Rajoy, se decidan a abrirle la ventana a las ideas y la renovación auténtica.

    Sí, soy pesimista, lo reconozco, cuanto más al advertir ayer que Mariano se conforma con dirigir el “Partido de la Oposición”. Actitud muy cómoda, por otra parte.
    Saludos.

  2. Yo, la verdad, no tengo ni pajolera idea de cómo funciona el sistema de votaciones del PP, pero sí puedo afirmar que un partido con 10 millones de votantes, por muy poco democrático que sea, está sometido a la implacable persecución de la opinión pública, especialmente de la opinión pública favorable….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s