Bar “España”

Cuenta Jon Juaristi en su “Bucle”, que Federico Krutwig, representante del nacionalismo vasco cultural de postguerra, era defensor de la existencia de la Atlantida y de su condición de patria de origen de los vascos. Idea, por demás, con la que ya había coqueteado Sabino Arana, aunque no profundizara demasiado en ella, porque para Sabino lo de menos era de donde procedían los vascos sino que lo importante era que no tuviesen nada que ver con los españoles, «gentes incultas, brutales y afeminadas» y miembros de «la nación más abyecta de Europa»

Viene esto al caso, porque ese Namor euskerico, que responde al nombre de Juanjo y a la profesión de Lendakari, arrogándose su fabuloso e inmaculado origen atlante, sin sombra hispana, se permitió el lujo de decir durante su visita a Chile y ante su presidenta, Michelle Bachelet, que España “es un país de camareros“.

El personaje no da mucho más de sí, pero si que esas palabras confirman por enésima vez la semilla de odio que encierra el nacionalismo, que no se conforma con laurear el origen mítico de su nación, ni su carácter de pueblo elegido, sino que necesita para vertebrarse y para mantener firmes y estimuladas a sus mesnadas la presencia de un enemigo exterior, un enemigo mítico e implacable.

«Al señalar al destructor de nuestras libertades y nuestras cosas, al dominador de nuestra raza, al opresor de nuestra Patria, no podemos fijarnos en una región determinada con exclusión de las demás, sino en el conjunto de todas ellas, en ese todo que se llama España. No es precisamente Castilla, ni Andalucía, ni Galicia, ni Cataluña, ni ninguna otra región española, la que nos ha sometido; sino el poder de la nación que, unidas todas ellas, constituyen y a la cual en lenguaje vulgar llamamos Maketania o Maketeria” .- Sabino Arana

Creo que fue Gustavo Bueno, el que con su habitual buen humor dijo que esperar entenderse con Arzallus es como esperar que un perro razone dándole a comer libros. Se les podía hablar a los nacionalistas de que España ha sido el mayor imperio de la Historia, de la grandeza de su cultura, de su idioma, de que los nacionalistas vascos reniegan desvergonzadamente de su verdadera historia, la de ser parte y embrión de la nación española, pero cualquier elemento racional es impermeable al odio. El nacionalismo vasco es ante todo antiespañol, y supone mucho más un proyecto de secesión que de autodeterminación. Esto último también lo dijo Bueno, en su formidable “España frente a Europa”.

Este post debería acabar con algo así como un elogio del camarero, pero resulta que lo he encontrado ya hecho aquí. También me he acordado de aquellos estoicos camareros del “Savoy” de Alvite. En cualquier caso no es mal final el del propio artículo. Bachelet miró desde el balcón y leyó nombres de edificios: Santander, Telefónica, Endesa… “No está mal para ser país de camareros”, sentenció”.

 

Anuncios

5 pensamientos en “Bar “España”

  1. Si España es un país de camareros, ¿qué es esa entelequia aranítica llamada Euskal-Herría? ¿Una región de picapiedras?

    ((Actualización:
    Más ))

  2. Es volver siempre a lo mismo, al bucle. Aunque lo rompió la chilena con su respuesta.

    Por cierto. ¿Sabeís que Fagor.. mejor dicho, que ciertas compañías de Fagor, bajo otro nombre, claro esta, llevan unos 10 años montando fabricas por Teruel, Huesca, Cordoba, etc.?. Si es que al final, tanta cooperativa, con tanto español por medio no podía ser. Mira Edesa.. coñe, ¡¡Pero si es Fagor!!!.

    Dime, vizcaino, de lo que presumes y te diré de qué careces.. Sabino Arana estaba imbuido del espiritú del Siglo de Oro; oyo croar y se creyo rana.
    Y jamás un vizcaino llegó a la suela de un castellano. Pero ni Unamuno ni Baroja se lo tomaron tan en serio como los politicotontos de la Transición, y así nos ha ido. Que los politicotontos se han creido las tonterias del taliboina Arana y estamos en la que estamos.
    Y como Unamuno y Baroja no se lo tomaron en serio, y ellos si podían haber desmontado el mito aranista: ahora desmontalo… Pues en fin….Solo queda una manera de desmontarlo; darles da independencia y que se estrellen ellos solos. Una de dos, o piden ayuda a Francia o a España. Y al final la de siempre, la vieja madastra al rescate.

    Vaya charla… Se nota que no me voy de puente hasta el sábado.

  3. Noooooo. Que tú eres cule y yo vikingo. Y eso da una visión distinta del juego.

    “Vive alegre cuanto vivas. La vida es un pequeño regalo; en un instante adviene, insensiblemente se afirma, pero muy luego se va insensiblemente también”. Lucius Alfidius, Tribuno de la Legio VII Gemina, siglo III. Es un epitafio pa´los cules et alii (sic transit)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s