Tres cosas sobre la Huelga de Transportes

 

 

 Aunque llevo unas semanas algo desconectado de la actualidad, no deja de sorprenderme el actual conflicto planteado por el sector de transportes. Urgentemente:

    En primer lugar no se puede hablar propiamente de una huelga, pues los convocantes son en su mayoría autónomos y pequeñas empresas, a través de sus organizaciones empresariales. Estamos pues ante un cierre patronal. No hacen huelga los obreros del transporte, ellos cobran lo que marca su convenio suba o baje el gasoil, los que han convocado el paro son pues los empresarios, pequeños en su mayoría, pero empresarios.

  En segundo lugar, no recuerdo un conflicto de estas carácterísticas con unas reivindicaciones más extravagantes que el actual. El culmen de ellas es la llamada “tarifa mínima”. La tarifa mínima implica que el gobierno aprobaría una norma que decretase que por debajo de cierto precio las empresas transportistas no podrían hacer portes, garantizando así cierto margen de beneficio. Vamos, que de un plumazo nos cargamos la eficiencia empresarial, la eficacia, la excelencia, la inversión, la competencia, y todo lo que implica el libre mercado. Si yo quiero hacer un porte ¿quien me impide contratarlo a aquel que me lo oferta más barato, bien porque es más eficiente en su gestión, porque ha invertido mejor sus recursos, o por lo que fuera …? Es inaudito. Este tipo de intervencionismo bienintencionado y disparatado es el que tan bien refleja Ayn Rand en su “Rebelión …”. Si no pueden competir en las actuales circunstancias con las grandes agencias o con las nuevas centrales de logística, tendrán que cerrar, como han cerrado tantos colmados de la esquina por la aparición de las grandes superficies, sin pedir una tarifa mínima para las latas de sardinas. Sé que es duro pero es que no hay otra, el sector está saturado de pequeños transportistas autónomos que no pueden competir, y la purga va a llegar, se pongan como se pongan. Una vez corregido el exceso de oferta los precios de los portes serán mucho más susceptibles de subir. De cajón.

  Y en tercer lugar, es deplorable las actitudes matoniles que se han empleado estos días en las carreteras. Se está haciendo un daño tremendo y quizá no recuperable al sector frutícola, y en general a todas las mercancias perecederas. Si no salen ya a sus destinos, incluída la exportación, se pudrirán, y sus clientes buscaran nuevos proveedores de fruta quizá fuera de España. Lo mismo está ocurriendo en otros sectores como el automovilístico que puede provocar hasta despidos por cierres de turnos. En este tercer punto, conste mi total apoyo al tardío, eso sí, Rubalcaba, siempre tan listo y malvado. ¡Rubalcaba for president¡

 

Anuncios

2 pensamientos en “Tres cosas sobre la Huelga de Transportes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s