III.- Casta Gallardo

Intimamente ligada a la Casta Cabrera, la Casta Gallardo es tenida por algunos como casta fundacional y por otros como un tronco dentro de Cabrera. Su fundador fué el sacerdote* de Rota, Marcelino Bernaldo de Quirós en el siglo XVIII. Este cura procedente de Navarra, se llevó consigo a Cadiz un importante número de reses de Casta Navarra que cruzó con vacas andaluzas. Esta vacada fué comprada por Francisco Gallardo que la trasladó al Puerto de Santa María e inició una gran labor de selección que fijó los caracteres de este encaste, muy parecidos a los de Cabrera, pues eliminó casi todo lo navarro.

A la muerte de Gallardo la ganadería fué vendida en varios lotes, principalmente a Miura y otro a Pedro Echeverrigaray que fué la que posteriormente dió lugar a la vacada de Pablo Romero en Sevilla. Todo lo que se quedó en Miura vino a confundirse y difuminarse en lo mayoritario, y además muy similar, de Cabrera. Por tanto, de esta Casta nos queda hoy únicamente lo de Pablo Romero.  Desde 1885 hasta 1997 la ganadería ha estado en poder de la familia Pablo Romero, pero ya desde que se hicieron con ella era un mosaico de sangres y encastes. Gallardo, Cabrera, Vazqueña, Jijona y Navarra son las castas que han contribuido en menor o mayor medida en el actual toro pablorromero.

Si el toro Gallardo era muy parecido en tipo y comportamiento al Cabrera, el pablorromero ha ido evolucionando desde ese origen gallardo hacia una mayor nobleza y colaboración con el torero en la muleta. Existe la leyenda de que en los años 20, la ganadería uso sementales de Saltillo (Casta Vistahermosa) para dar ese mayor juego a sus astados. La verdad es que la labor ganadera de Pablo Romero ha sido encomiable, pues convirtió al antiguo toro gallardo en una de las ganaderias favoritas de los aficionados hasta practicamente los años ochenta.

Independientemente del comportamiento, si por algo destaca el pablorromero es por su belleza, son llamados los toros guapos de la marisma. Parece mentira pero la diversidad de origenes ha dado lugar a un toro bastante inconfundible, con excelente trapío, musculado, gran caja y corto cuello, testuz rizada y una cabeza muy chata y pequeña, aunque bien armada. Predominan hoy los pelajes cárdenos, quizá por el cruce con Saltillo.

Hoy en día la ganadería pertenece a una sociedad que se anuncia como “Partido de Resina“, nombre de la finca donde han pastado siempre, y atraviesa por un momento muy díficil pues al igual que Miura ha desaparecido de las grandes ferias por su alarmante falta de casta. Sería una pena que estos bellísimos animales desaparecieran de nuestras plazas, por lo que hacemos votos para que el ganadero encuentre el buen camino para devolver a esta vacada a los primeros puestos del escalafón.

* Casi todos las castas originarias aparecen ligadas a conventos cartujos, dominicos, etc, desde tiempos inmemoriales, pues los lugareños les entregaban ganado como diezmo, becerros, potros (de aquí lo de caballo cartujano), etc, y de este modo se hacían con grandes rebaños. de los que solían seleccionar los de peor genio para los festejos.

** Todas las fotos son de pablorromeros. Algunas están sacadas del fenomenal blog taurino http://camposyruedos2.blogspot.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s