VI.d).- Encaste Santa Coloma

Toro de Hdez. Pla.- Foto de Manon (manonfotoblog.blogspot.com)

          En el año 1884 D. Eduardo Ibarra adquiere la mitad de la ganadería de la viuda de Murube, en 1904 se la compra Fernando Parladé (origen de otro encaste que veremos) quien a su vez vende una parte a Manuel Fernández Peña, que es el que al poco tiempo se la transmite al Conde de Santa Coloma, en cuya ganadería nace el encaste. El Conde, pensando que lo procedente de Ibarra era demasiado suave lo cruza con Saltillo, comprando un lote importante de estas reses.  Es por tanto lo de Santa Coloma una fusión perfecta entre lo de Ibarra (murube) y lo de Saltillo.

El “santa coloma”  suele ser cárdeno, entrepelado o negro. La cabeza puede parecerse a la de Saltillo pero lo normal es que sea más ancha y chata aunque recuerde a aquella. Es un toro recogido, fino, ensillado, y armónico. Algo pequeño comparado con otros encastes. Las defensas son desiguales aunque predominan los bajos de agujas y no demasiado desarrolladas.

En cuanto al comportamiento, decir “santa coloma” siempre ha sido sinónimo de casta para un buen aficionado, de bravura, de fiereza, de embestida alegre, es un encaste que debido precisamente a esto, a pesar de haber tenido muchísimo auge en decadas pasadas, en los últimos tiempos ha sido expresamente marginado por los matadores “figuras”, al que por regla general se han negado a matar o si lo hacían, antes se aseguraban de escabecharlo bien en el caballo. Ello unido a la absurda moda de pedir toros grandes ha dejado a estos toros fuera de las ferias más glamourosas. Aquí se cuenta el caso de Paquirri y su negativa a lidiar estos toros.

El encaste se dividió pronto en tres grandes lineas:

1.- La de Joaquín Buendía, que compra la ganadería del Conde de Santa Coloma en 1932 y la mantiene hasta 1996 cuando muere. Ha sido la más importante, y famosísima sobre todo a mitades del siglo XX. Hoy está dividida entre sus hijos, destacando sobre todo lo de Bucaré, que ha conseguido instalarse en primera linea de las novilladas estos últimos años, de lo cual nos alegramos muchísimo. Lo de Buendía es un santacoloma más “saltillo” que “ibarreño”, más cardeno que negro. Destacan también las ganaderías de Hernández Plá y “La Quinta”, de Mtnez. Conradi, a las que a menudo se las ve por ferias importantes.

2.- La de Graciliano Perez Tabernero, que compró reses al Conde de Santa Coloma en 1920, en la que predomina la linea “ibarreña” del encaste. Suelen salir más negros que cárdenos. Hoy en día, las ganaderías más conocidas de “graciliano” son Herederos de José Escobar y Juan Luis Fraile.

 Dentro de esta linea vamos a incluir a unos toros muy especiales, es el llamado “encaste arranz“, que en los años 40, 50 y 60 protagonizaron corridas encastadísimas. El origen es muy variado, destacando una antigua base de vacas jijonas, a las que el ganadero Manuel Arranz echó sementales de Graciliano. Este “encaste” fué el que eligió por su bravura el famoso crítico taurino Alfonso Navalón, cuando montó su propia ganadería.

3.- La de Coquilla, que se inició también con reses compradas directamente por los hermanos Coquilla al Conde de Santa Coloma en 1916. Es también un animal más “ibarreño” que el buendía, más pequeño por lo general, y como el de graciliano con predominio de las capas negras sobre las cárdenas. La familia Sanchez Arjona ha estado siempre muy relacionada con este encaste, actualmente se anuncia como “Coquilla de Sanchez Arjona”.

El encaste Santa Coloma, como el saltillo, también está bastante extendido en Colombia y México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s