Apuntes Dispersos sobre Democracia

“Los votos se deben pesar y no contar.”
Schiller

Podemos aspirar a un sistema político mejor que aquel que otorga el mismo valor a la opinión de “un Platón” que a la de un “cabeza rapada”, se pregunta López Tobajas.

“El golpe en el país magrebí evitó un mal seguro” declaró al periódico “El País” el entonces Ministro de Exteriores español Francisco Fernández Ordoñez. Con la palabra “el golpe” se refería a la toma del poder por parte del ejército argelino tras las elecciones generales de 1991. Por primera vez en su historia, en 1990, Argelia celebraba elecciones libres, municipales por más señas. El FIS (Frente Islámico de Salvación) que propugnaba la vuelta de Argelia a las raices del Islam, la aplicación directa del Corán y la cancelación de la democracia, obtuvo una clamorosa vistoria sobre el FLN (Frente Liberación Nacional), hasta entonces el partido único desde que protagonizara la lucha de independencia contra Francia, su ideología era la típica panarabista socialistoide de la época descolonizadora. Al año siguiente se convocan las Elecciones Legislativas, en la primera vuelta el FIS obtiene otra contundente victoria. Nunca habría segunda vuelta, el Ejercito suspende las elecciones, destituye al presidente y toma el poder. La comunidad internacional (gobiernos, prensa, etc) respira aliviada y queda retratada perfectamente en la frase de Fernandez Ordoñez, mientas Argelia entra en una sangría cívil con la aparición de grupos mucho más fanáticos que el FIS, como el GIA, que hacen de las matanzas indiscriminadas su principal forma de manifestación pública.

“Pues bien, sí, somos bárbaros, y queremos ser bárbaros. Es un título de honor. Somos los que rejuveneceremos el mundo. El mundo actual está cerca de su fin. Nuestra única tarea es saquearlo“. Con frases como esta, Adolf Hitler también ganó unas elecciones democráticas, abriendo con ello una de las páginas más infames de la historia humana.

Para algunos como Fukuyama o Sartori, la democracia liberal se asienta como el régimen definitivo: “el viento de la historia ha cambiado de rumbo“, la democracia liberal “se encuentra sin enemigos“, “el vencedor es la democracia liberal“, o sea “la democracia formal que controla y limita el ejercicio del poder“, pero la siempre chocante agudeza de Borges nos abruma por su aparente simpleza: ” Para mí la democracia es un abuso de la estadística. Y además no creo que tenga ningún valor. ¿Usted cree que para resolver un problema matemático o estético hay que consultar a la mayoría de la gente? Yo diría que no; entonces ¿por qué suponer que la mayoría de la gente entiende de política? La verdad es que no entienden, y se dejan embaucar por una secta de sinvergüenzas, que por lo general son los políticos nacionales. Estos señores que van desparramando su retrato, haciendo promesas, a veces amenazas, sobornando, en suma. Para mí ser político es uno de los oficios más tristes del ser humano.” Ya decía socarronamente Churchill que el mejor argumento en contra de la democracia es una conversación de cinco minutos con el votante medio

Y siguiendo el aserto del premier británico, hemos de convenir que la teórica base esencial de toda democracia sería la formación de una opinión pública independiente, capaz de discutir los problemas de gobierno, elegir a sus gobernantes y decidir libremente lo que conviene o no a la sociedad. Para procurarse una opinión pública plausible se necesita una información continua y veraz, y sobre todo libre, por ello los medios de comunicación se convierten en parte esencial de la construcción de un sistema democrático. Son el actual ágora donde los griegos debatían sus asuntos políticos. Pero como bien señala José Javier Esparza: “No sólo no se ha accedido al conocimiento del mundo, sino que cuanto más se pretende aumentar la audiencia de un mensaje, menor es el nivel cultural de éste. Existe una proporción inversa entre la altura de los mensajes culturales y la cantidad de audiencia posible. Cuanto más elevado es el mensaje, menor es el número de gente que lo comprende. Cuanto más audiencia se quiera tener, menor habrá de ser el nivel del mensaje (…) El resultado lo conocemos bien: pesa más, cuantitativamente, la opinión de un actor o un presentador de concursos, que la de un catedrático, un filósofo o un científico, y no en razón de la personalidad del sujeto, sino en razón de su función social, que es la amable tarea de divertir al personal.”

Pero ya no es la fatuidad del mensaje el único y más importante problema en cuanto a la formación de la opinión pública, sino que la tendenciosidad de prácticamente todos los medios hace que no sean creadores de opinión sino transmisores de una opinión ya creada. En palabras de Malcom X (jeje, nunca pensé que citaría alguna vez a este hombre): “Si no estáis prevenidos ante los Medios de Comunicación, os harán amar al opresor y odiar al oprimido”. Los actuales mass media, arracimados en grandes grupos empresariales no buscan la formación de una opinión pública capaz sino que defienden sus propios intereses, políticos, empresariales o ambos, conformando un eslabón más en lo que ha venido a llamarse Partitocracia. Queda lejos aquella ingenua advertencia de Tocqueville: “El único medio de neutralizar los efectos de los periódicos es multiplicar su número”.

Aunque no todo era ingenuidad en Tocqueville, ni mucho menos, es uno de los autores que hay que revisitar continuamente. En  ”La democracia en América” advierte de que la democracia puede engendrar su propia forma de despotismo, más amplio y más benigno, que degradaría a los hombres sin atormentarlos. El Estado, “poder protector inmenso“, asume la total responsabilidad por la felicidad de todos, siempre y cuando permanezca como “único agente y juez“. Dicho poder, según Tocqueville, “se asemeja a la autoridad paterna” y trata de mantener a la ciudadanía en un “infantilismo perpetuo“, al relevar a la gente de “tener que pensar y de todas las preocupaciones de la vida“. La obsesión de alcanzar la igualdad a través del aumento y centralización del poder del Estado, lleva a que los hombres renuncien a la libertad. El Poder no les hurta sus derechos, son ellos los que los ceden. La sociedad se uniformiza tanto como el pensamiento, es lo que hoy llamaríamos “lo políticamente correcto”, una situación en la que las opiniones contrarias se castigan con el rechazo social, la marginación o la autocensura. Las democracias se convierten entonces en una “tiranía de la mayoría” que condena la pluralidad y la iniciativa individual y conduce a la “mediocridad”. Este despotismo mórbido corrompe a los ciudadanos y al estado democrático, los ciudadanos votan por los políticos que prometen usar al gobierno para suministrar cualquier cosa que ellos deseen. En palabras del propio Tocqueville, «los partidos son un mal inherente a los gobiernos libres», solamente la autonomía de la sociedad civil nos defiende de esta absorvente opresión, al incluir al margen de la política un amplio territorio propio, dominado por «asociaciones intermedias» que nacen de la libre iniciativa de los ciudadanos

Resultó clarividente D. Alexis, pues las actuales y generalizadas Partitocracias constituyen una deformación siniestra de la Democracia, en la que los partidos, lejos de ser un instrumento de los ciudadanos, se han convertido en los únicos actores del escenario político, controlando además e interrelacionando con los medios de comunicación y con cualquier otra forma de expresión de la sociedad civil.  Alain de Benoist, sin mucho convencimiento, expones posibles remedios a modo de lene cataplasma contra este estado de cosas “Lo que hace falta no es suprimir la democracia representativa sino añadirle posibilidades de democracia local, de tal forma que la gente pueda ejercer su papel de ciudadanos y no se limite a dar su poder a representantes que después lo utilizan como les da la gana. El referéndum es una buena cosa pero sólo un medio entre otros. Además haría falta que el referéndum pudiera venir también por iniciativa popular, como en Suiza, por ejemplo, no solamente desde arriba.”

——————————–

(Bueno, acabo aquí esta serie de Apuntos Dispersos, en los que casi siempre he sabido como empezar y nunca como iba a terminar, de ahí lo de “dispersos”. Aunque prometo actualizar este mismo de la Democracia cuando lea a Guénon. De cualquier forma, no sé si tiene mucho que ver, pero como aperitivo de la actualización prometida y porque me gusta mucho, termino con este “presagio” de Jünger:

En el seno del gris rebaño se esconden lobos,
es decir, personas que continúan sabiendo lo
que es la libertad. Y esos lobos no son sólo
fuertes en sí mismos: también existe el peligro
de que contagien sus atributos a la masa,
cuando amanezca un mal día, de modo que el
rebaño se convierta en horda. Tal es la
pesadilla que no deja dormir tranquilos a los
que tienen el poder
.)

Embosquemonos.

——————-

Anuncios

15 pensamientos en “Apuntes Dispersos sobre Democracia

  1. La democracia ha tenido un papel perverso; ha capado a los heroes.

    Pero qué puedo decir si mi desencanto por la democracia, al estilo español, es manifiestamente empeorable.

  2. Buena frase, vetton. Ya dije una vez que eras un poeta, juas, juas,…

    (Todavía estoy impresionado con lo de las 48 horas de parranda. No sé como aguantas ni como te aguantan.)

  3. Buena comida, buen vino, cubatitas y mover mucho el esqueleto (vulgo sudar). Y tener un coche cerca para echar una cabezada.

    ¿Poeta yo?. Antes muerto. Pero dime cuantos heroes tiene la democracia, así, en plan genérico…. heroes que su sola voluntad sean capaces de cambiar el mundo; Lincoln… Churchill…”Rusvelt”……. En fin, que es más fácil encontrarlos en las sociedades predemocráticas (incluyendo en predemocráticas a las pseudodemocracias tipo decimonónicas), que en las actuales… Estamos capados, la simple voluntad ya no sirve para cambiar el mundo. El espíritu agonizó con Hegel y falleció con Marx, çe la vie.

  4. Que sí, que llevas razón. De las democracias liberales modernas quizá el personaje más descollante haya sido Churchill, aunque hubiera descollado en cualquier sociedad, y además las circunstancias que le tocaron vivir fueron extraordinarias. Leí una biografia de un autor español que estaba muy bien.

  5. Coñe, no me des la razón como a un tonto.

    Además, el hecho de que considere a la democracia como una capadora de heroes no significa que no la considere como el mejor sistema politico, imperfecto, eso si, como es la naturaleza humana, que ha inventado la sociedad occidental.

    Pero mi fe en la democracia no concuerda con lo que esta ocurriendo ahora mismo. Para mi es un gran paso atras, un regreso a principios del siglo XX, cuando los estados, asustados por la revolución comunista, decidieron “socialdemocrotizarse”.

  6. Pero sí es que estoy de acuerdo contigo, muchas veces más que conmigo mismo, jeje. Tú último parrafo merecería mayor desarrollo, yo todavía no lo veo muy claro, solo que me han jodido en la Bolsa.

  7. No tiene más desarrollo. Tras la revolución rusa los estados se blindaron ante el comunismo (algo que hicieron mal, aunque es lógico pues estaban agotados tras la I GM), y la manera que encontraron fue la socialdemocracia…..dar migajas al pueblo mientras las elites se acomodaban y preparaban al nuevo sistema. Los ejemplos más claros son Reino Unido y Francia que apoyaron a los rusos blancos hasta que, por fefas o por nefas, los abandonaron y decidieron cambiar sus democracias. La demostración clara es el Frente Popular frances, que pese a tanto populismo comunistoide no hizo nada (ni fue revolucionario, ni fue antifascita ni fue na´de na´, solo reformó un poco las cosas para que todo siguiera igual). Pero eso es algo normal…. El ejemplo más claro y actual es el español; son los hijos díscolos del franquismo quienes estan experimentando sociologicamente con nosotros para perpetuarse en el régimen. Solo basta ver quienes nos dirigen, todos estan ligados familiarmente al franquismo y/o al falangismo (Bermejo, Bono, Zapatero, et alii. Y no incluyo al Borbón pues soy monárquico)

  8. Es como ser culé o del Madrí. Se es o no se es, esta más allá de cualquier razonamiento lógico. ¿Acaso ser repúblicano es algo lógico?…. No, pese a todos los argumentos que se esgriman; una República o una Monarquía es valida en tanto en cuanto funcione como representación de los valores de la sociedad a la que sirven.
    Y, además, da más glamour que un ñequeñeque como Zp

  9. El Jinete Pálido dice:

    “Aunque prometo actualizar este mismo de la Democracia cuando lea a Guénon. De cualquier forma, no sé si tiene mucho que ver, pero como aperitivo de la actualización prometida y porque me gusta mucho, termino con este “presagio” de Jünger: (…)”.

    De nuestra parte, esperaremos la actualización prometida. Si se nos permite, agregaríamos que en “Autoridad espiritual y poder temporal”, o en “Jerarquía y democracia”, de Guénon, pueden encontrarse los argumentos esenciales contra las “democracias”, las cuales, en global, son, en efecto, el mejor sistema de gobierno y control para las sociedades modernas (las “tiranías blandas”, ni más ni menos), sistemas refinadísimos cuyo “abismo negro” todo lo traga y lo devuelve al mundo con código de barras (incluida las “revueltas” de superficie). G. Orwell y A. Huxley, entre otros, ya delinearon previsoria y puntualmente los casos-límite del desarrollo democrático y su contrapartida “tiránica” o “totalitaria”.

    Por otra parte, Guénon (en quien por lo demás A. L. Tobajas se inspira magistralmente), expone el desmontaje definitivo, y pieza por pieza, de este sistema en vías de extinción… porque su corolario es la venida -multianunciada- de la desaparición definitiva de las nacionalidades y el establecimiento supergobierno mundial. En fin, excelentes apuntes dispersos, pero al juntarlos, como una lupa ante la luz solar, pensamos que dan en su blanco, intensamente.

    Saludos cordiales.

  10. Muchas gracias por tu comentario, Alejandro. Buscando el libro de Guenon, encontré otro escrito a medias entre Evola y el, “Jerarquía y Democracia” que parece breve y que estuve por comprar. Sobre Tobajas ¿que decir?, creo que es el autor que más me ha gustado y sobre todo que más he disfrutado a pesar de discrepar intensamente en muchos aspectos, pero la verdad es que “El manifiesto contra el progreso” es una auténtica delicia. Leí una entrevista en vuestro blog.

    Saludos en este día de elecciones que quizá cambien el mundo.

  11. Que tal Jinete Pálido:
    En efecto, el libro mencionado de “Jerarquía y Democracia” es una obra de Guénon y Evola, más bien se trata de una recopilación de los argumentos que ambos manifestaron en diversas obras acerca del los temas en cuestión.
    Por lo que respecta a Agustin López Tobajas, coincidimos en que su “Manifiesto..” es una obra disfrutable y recomendable; naturalmente, de mi parte si coincido con toda la columna vertebral de su argumentación, exceptuando tal vez una particular apreciación (“actualizada” pero no menos tradicional) de la naturaleza.

    Aclaro por cierto, que el blog de “Cabalgar al tigre” no es mio, sino del Aspirante. De mi parte soy ahí un simple participante, y simpatizante, como en el presente.

    Gracias por el espacio y seguiremos en contacto.

    Saludos cordiales.

    Alejandro OM

    PD ¿piensas que gane la presidencia norteamericana Obama? Y de hacerlo ¿los presupuestos”blancos” (sólo en lo biológico) no atentarían contra su vida en un momento dado (de “irracionalidad” política)?
    ¿será su triunfo el apuntalamiento de la así llamada “sociedad multirracial”? En fin…. son cuestiones al aire.

  12. Tengo esto un poco desatendido, así que ya no tiene mucho sentido contestar a tu pregunta. Ha ganado Obama y yo así lo deseaba, pero simplemente por un saludable cambio en el poder. Esperemos que sea un gran presidente como lo han sido muchos republicanos, creo que más que democratas. Lo que más me molesta es la oleada proobamista que se ha montado en Europa, que es continuadora de la antibushista. Esta especie de suficiencia y autocomplacencia europea respecto de USA me asquea y me divierte a la vez. ¿Que les vamos a enseñar los españoles, si llevamos treinta años de democracia?. En fin.

    Respecto de Tobajas, yo no puedo seguirle en todo su aspecto trascendental, de eternidad, sagrado, divino, etc, etc, pues soy más bien agnóstico, católico pero agnóstico, o ateo si lo prefieres, digo agnóstico porque no soy nada radical.

    Saludos.-

  13. Que tal Jinete Pálido:

    Respecto al último comentario, no creo que en el fondo seas ateo; más bien, (es un presentimiento), pienso que te place “actuar sólo”, para no tener deudas con nadie, ni siquiera con los dioses:
    Un Jinete solitario, que observa detrás de sí el desierto y la destrucción dejados por un mundo en ruinas.. . Un jinete con su whisky, su colt, y su destino: sin dioses ni demonios. Solo la antorcha de la inteligencia y leivmotiv de todo hombre occidental genuino: la acción impersonal.

    Saludos cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s