Lecturas agosteñas.

Debido al trabajo,  este año me ha resultado imposible leer, así que he aprovechado este Agosto pseudolaboral. Para empezar suave elegí tres novelas.

elmalogrado-glenngould-bernhard-186x300 “El Malogrado” de Thomas BernhardNovela extraña, corta, aunque muy densa, con un estilo personalísimo. La obra es una narración en primera persona, sin ningún dialogo entre personajes, una rememoranza que el autor hace de su amistad con dos amigos con los que empezó los estudios de piano, con multitud de quiebros, rupturas, etc, es como si Bernhard fuera escribiendo según va pensando, ni siquiera hay apenas puntos y aparte. El libro es una reflexion, que simula ser a vuela pluma, sobre el fracaso, la frustración, incluso el nihilismo, la abulia vital o la destrucción personal, trufada también de criticas a su país, al socialismo, etc, todo ello visto desde una posicion, en mi opinion, de suficiencia y desdén. En cualquier caso, creo que es un libro con muchos y angostos angulos y recovecos abiertos, y que merece (y requiere) una segunda lectura.

sobre-los-acantilados “Sobre los acantilados de mármol” de Ernst Jünger: He de confesarlo,  adoro estos escenarios ucrónicos donde Jünger ubica sus novelas-ensayos. En esta ocasión la acción transcurre en el pasado, en una especie de Edad Media tardía, una época de monjes y guerreros. El narrador vive en un paraiso terrenal (La Marina) y espiritual, es libre y cultiva las ciencias de la botánica y la amistad, pero más allá,  en los oscuros y boscosos países fronterizos, se prepara la guerra y la invasión. El Gran Guardabosques (al parecer, un trasunto de Hitler -la novela se publicó en 1939-) planea la destrucción por la destrucción, de lo material y de lo inmaterial, de toda la Marina y de las demás regiones. Como siempre con Jünger, lucídisima reflexion sobre el poder, la guerra,  la libertad personal, y todavía sin el pesimismo de “Eumeswil”.

pianola_0.preview “La pianola” de Kurt Vonnegut Jr. Encantadora y deliciosa novela distópica sin ninguna pretension, pues es la primera obra de su autor. Después de la Segunda Guerra Mundial una casta de ingenieros y directivos seleccionados por su coeficiente intelectual dirigen un mundo absolutamente mecanizado y automatizado. El pueblo vive embrutecido y desocupado, con las necesidades básicas cubiertas, pero completamente infeliz y expulsado del Progreso. En ciertos momentos me recordó a “La Rebelión de Atlas” aunque con muchas menos ínfulas y con bastante más mala leche. Por cierto, esta es anterior a la novela de Rand. Lectura ideal para verano, abre muchos más temas y de más enjundia de lo que el mismo autor creo que llegó  a sospechar. Buen humor y pesimismo marcan el tono de este entretenidisimo libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s