Mi vena patriótica.

Gente ruda, hombres duros con el alma encallecida a golpe de desventuras, mercenarios orgullosos de piel curtida en mil pendencias, descreídos, valientes y camaradas. Españoles veteranos que dominaron Europa, sembrándola de terror y gloria, de honor y sangre. Herederos de las falanges griegas y las legiones romanas, no ha habido en la Historia una unidad de infantería mejor que los tercios viejos.

Si en el frente os encontráis a un soldado mal afeitado, sucio, con las botas rotas y el uniforme desabrochado, cuadraos ante él, es un héroe, es un español “ .- General Jurgens del cuerpo de Artillería del Ejercito nazi.  La frase fue pronunciada a raiz de las escaramuzas protagonizadas por la División Azul en el frente ruso. Hitler y sus generales utilizaron a los españoles,  la mayoría de las veces, como carne de cañón en avanzadillas suicidas que solamente pretendían valorar las acometidas del Ejército Rojo.  Indisciplinados, desastrados y mal equipados, en un primer momento fueron objeto de chanza por los oficiales alemanes, pero a medida que cruzaban posiciones rusas mucho más numerosas e infinitamente mejor armadas, su leyenda creció en la misma proporción que sus bajas.

En el otro bando, “La Nueve”, unidad de exiliados españoles que lucharon contra el nazismo enrolados en el ejército francés al mando del general Leclerc, fué la primera que llegó al París todavía ocupado, con el fin de liberarlo. A medida que destrozaban puestos alemanes liberando calles y plazas, los civiles franceses salían a la calle cantando la Marsellesa sorprendiéndose de que los nombres de los tanques aliados fueran “Ebro”, “Teruel”, “Guadalajara”…  Para el capitán Dronne, los españoles “carecían de disciplina y hasta los había antimilitaristas, pero eran magníficos soldados de un valor algo insensato”.

Todos ellos han caído en el olvido, entre leyendas negras, ardides franquistas para con los vencedores y la orgullosa “grandeur” francesa, nuestro ejército parece que ha pasado por la Historia solamente como un repertorio de gordos golpistas.  Nada más lejos. Así que dejen de utilizarlo como arma política arrojadiza y equípenlo, no queremos seguir ya pasando a la Historia como los más valientes.

Esa maldita guerra de España fue la causa primera de todas las desgracias de Francia. El origen de mi infortunio está ligado a ese nudo fatal: ha provocado que en Europa se me pierda el respeto, ha complicado todas las cosas y ha abierto una escuela para los soldados ingleses. Esa maldita guerra me ha perdido...”. .- Napoleón.-

Anuncios

2 pensamientos en “Mi vena patriótica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s