Un ejemplo muy pertinente.

  Cuatro horas. Setenta y ocho años. Me parece tal ejemplo de honestidad, de honor, de humildad  y de grandeza que no he podido dejar de postear algo. Y para broche se arrodilla ante el público dándoles las gracias. Leonard Cohen es una jodida leyenda, un mito andante, alguien que seguirá siendo recordado por millones de personas cuando tantas estrellitas actuales de medio pelo deambulen averiados por reality shows, alguien que ha hecho del mundo algo mejor de lo que era cuando llegó, un tipo que nos ha regalado infinidad de buenos ratos y consuelo en nuestras zozobras.  Me descubro, Sr. Cohen. No sólo es usted una estrella, es usted un ejemplo, cosa mucho más díficil. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s