Pánico programado

16540reich_eu

IV Reich

Quizá sea por aquello de que “los experimentos con gaseosa” y lo que ocurre es que están haciendo pruebas con la pequeña isla, pero no alcanzo a entender que está ocurriendo, ni en el escenario ni en bambalinas, con el supuesto rescate de Chipre.

En primer lugar y por un lado, me parece gravísimo lo de quitarle el ahorro a los depositantes porque sí, tengan mil o trescientos mil euros, eso es un latrocinio institucionalizado que abre una puerta estúpida, inmoral y de abismales consecuencias como es la inseguridad jurídica. El depositante sigue siendo propietario de su dinero, simplemente lo coloca en custodia en la entidad bancaria. Esto es de primero de Derecho. Parelalemente a ello se implementa una medida mezquina, que teníamos conceptuada de bananera y austral, como el corralito.   Es surrealista que esto suceda en la Europa del siglo XXI, una especie de ucronía inversa, estamos viviendo algo que no debería estar pasando.

 La fuga de dinero va a ser brutal, inevitable, Chipre se va enfrentar de forma inmediata a un doble problema: la retirada masiva de capitales (principalmente de origen ruso) y a un durísimo ajuste fiscal que seguramente lleve al país a una profunda recesión. De hecho los famosos evasores rusos ya empezaron a retirar su dinero el fin de semana, a través de las sucursales inglesas de los bancos chipriotas, y probablemente serán los ahorradores locales quienes soporten gran parte de la quita. Como siempre. Por un motivo u otro, caminamos hacia la extinción de las clases medias. Pero es que además estas medidas, en la práctica mercantil diaria, conducirán a un pequeño caos, cualquier empresa mediana que haya sido desposeída, o no pueda disponer, de parte de sus fondos ¿cómo va a pagar ahora a los proveedores, a los empleados, a hacienda y a la seguridad social?.

 En fin, y como premisa básica y esencial, los depósitos de los ahorradores son un pilar básico de la sociedad, del derecho, de la moral  y de la democracia y debe ser la última opción para resolver una crisis de deuda.  He dicho.

 Pero en segundo lugar y por otro lado, dejando aparcada la indignación que nos aflige, existe un problema muy simple de entender: los bancos chipriotas tenían un agujero de 17.000 millones de euros. Sus voluminosos depósitos y cuentas en general, más de clientes con un perfil inversor que ahorrador, lo dedicaron básicamente a comprar deuda griega y a colocarlo en el mercado inmobiliario. Huelga aclarar el resultado de tales inversiones. A la hora de tener que devolver el dinero a los clientes, sencillamente no había. La cosa se complica cuando constatamos que Chipre era, y sigue siendo, un paraiso fiscal, por lo que en cualquier caso aquellos que paguen ahora deberían consolarse pensando que nunca han pagado o lo han hecho en porcentajes ridículos.

 Ante este panorama la unión europea puso 10.000 millones encima de la mesa (cerca del 60% del PIB del país) y exigió la confiscación dichosa de accionistas, bonistas, y depositantes. ¿Pero existe otra solución? ¿Cuánto perderían si se deja caer la banca y por extensión el país? ¿Qué garantías hay para un depositante, no digamos para un accionista que es ninguna, de recuperar sus fondos cuando el banco está quebrado por la mala gestión de sus directivos? ¿Debe Europa garantizar los depósitos chipriotas cuando ha atraído capitales “dudosos” masivamente por su condición de paraíso fiscal que a la vez gozaba de la cobertura europea en cuanto a seguridad jurídica?.  Si yo meto mi dinero en un banco de la isla del Gran Caimán, tendré una buena retribución y un nulo impacto fiscal pero debo valorar la contingencia de que, si el banco quiebra, quien garantizará mi dinero. Mas no hace falta ir tan lejos. No hay más que ver las estadísticas de deuda para pensar que la realidad es que los depósitos, acciones, bonos que podamos tener no valen lo que realmente creemos que valen o nos dicen que valen y que en el fondo, a medio/largo plazo, ni los hogares ni las empresas ni los bancos ni los gobiernos tienen capacidad para devolver sus deudas. Esta es la jodida realidad a la que nos han llevado. El Fondo de Garantía de Depósitos está seco. Nada ni nadie garantiza nuestros ahorros. Tendré un precioso contrato firmado y sellado y podré ir al Juzgado, pagaré la oportuna tasa y a los profesionales de mi elección, y más nada. Cero. 

 Y en último lugar y lo que yo menos entiendo, y lo que más estupor me causa, es que las constantes rectificaciones, declaraciones y contradicciones de políticos y tecnócratas de la Unión Europea están hundiendo las bolsas mundiales e infligiendo pérdidas cien veces superiores al rescate de Chipre. Las primas de riesgo de los países en apuros suben provocando, gracias a los bocazas, gastos financieros inasumibles, y sobre todo que la huida de capitales de los “países del Sur”, con España a la cabeza, está servida. Según Morgan Stanley, “lo probable es que los ahorradores ajusten su inversión reduciendo sus depósitos y transfieran su dinero desde España e Italia al centro de la UE”. “Si yo fuera un ahorrador español, no dormiría tranquilo”, afirma el famoso analista norteamericano Dennis Gartman. Esto es tan evidente, como las bajadas en bolsa de los grandes bancos meridionales, que no puede ser casual. Los stress tests son papel mojado, que se lo digan a Chipre que los pasó con nota en su día, o a Grecia. Todos mienten en sus cifras, banca, estados, regiones, ……  ¿Qué está pasando? ¿qué pretenden en realidad? ….. Una bola de enorme desconfianza ha empezado a rodar, de todos los ciudadanos europeos respecto a su legítimo dinero, hacia sus gobernantes y hacia el propio sistema. Más aún, la desconfianza en Europa por parte del resto del mundo.

  Pero la receta se afianza, y así quieren que lo sepamos y lo sepa todo el mundo, que ese es el camino trazado, que si un banco tiene problemas “la respuesta ya no será automáticamente que nosotros [los Estados] nos hagamos cargo de esos problemas”. “Se trata de romper el círculo vicioso entre la deuda pública y la banca”; y claro, se rompe por el de siempre, el que a fuerza de trabajar y privarse de boato, ha ahorrado para que estudien sus hijos o para procurarse una vejez medio digna, por el único que hoy en día, y teniendo en cuenta nuestras perspectivas estrictamente económicas, tiene algo de dinero, el único manantial con el que apagar tanto incendio. Aquí ya no hay cuentos que valgan, las hordas de cigarras arrasarán el hormiguero. Muchos bancos echan el cierre cada año en muchas partes del mundo, notoriamente en Estados Unidos, pero a nadie se le ocurre, como al lenguaraz presidente del Eurogrupo, aterrorizar a clientela y mercados.  Es la primera notificación.

 Ciñéndonos a España, y para concluir, llueve sobre mojado, pues ya vienen ocurriendo cosas en la dirección chipriota. Sin entrar en las estafas de preferentes (que poco se ha fusilado en este país), se han limitado las retribuciones de los depósitos por decreto y se ha creado un impuesto especial para ellos, de momento simbólico, sí, pero ya está ahí, amenazante, y seguramente en la recámara para debutar convenientemente hinchado.  Pero ¿existe otra solución?.

 En fin, no sigo, esperemos que pronto, como dice el gran maestro internacional Miguel Illescas, nos gobierne un ordenador y tengamos al fin algo de moralidad y justicia en nuestras instituciones. Eso sí antes no nos hemos hartado y echado al monte. Buena Semana Santa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s