Calvary road.

Y eso que ibamos a acabar con los puentes. Cinco días de fiesta en un país paralizado. Hay que gastar. Más nos vale, para lo que nos va a durar. Menos mal que el mercado inmobiliario parece repuntar. Nada nuevo bajo el sol. Ya lo dijo César Borgia, “Detrás de cada fortuna, hay un crimen”, se nota que era español, o mejor, mitad español, mitad italiano. Sólo le faltaba algún abuelo griego, o chipriota.

Al menos nos quedan las procesiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s