Viernes lisérgico.

—Barney, quiero mostrarte algo. Es una octavilla que me dio una de las mujeres de mi refugio; me dijo que el otro día les lanzaron un paquete entero. Es de la gente que fabrica la Chew-Z. —Hurgó en el interior de su grueso traje; luego, a la luz de la linterna, él vio el papel doblado—. Léela. Así comprenderás por qué me siento de esta manera con respecto a la Chew-Z… Por qué me provoca un problema espiritual. Sosteniendo el papel bajo el foco de luz, leyó el titular, que se destacaba por sus enormes letras negras.

DIOS PROMETE LA VIDA ETERNA. NOSOTROS PODEMOS OTORGARLA.

(“Los tres estigmas de Palmer Eldritch” Philip K. Dick . 1965)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s