Martes último …

“la ignorancia es la felicidad”, y ¿qué es más importante, ser libre o ser feliz?”

“Dependen tanto del sistema que lucharían para protegerlo”

(Matrix)

Anuncios

De domingo trastornado ….

«Cada vez yo sentía todas las agonías de su muerte, y en cada avance de mi trastorno la amaba con más intensidad y me aferraba a su vida con más desesperada pertinacia. Pero soy por constitución sensible, nervioso en un grado muy poco frecuente. Me volví loco, con largos intervalos de horrible cordura»

(Edgar Allan Poe.  Carta a su amigo John H. Ingram)

De viernes antibélico ……

Es terrible, dentro de mi, estoy gritando como un animal acorralado. Pero nadie me hace caso.
Si tuviera brazos, podría matarme.
Si tuviera piernas podría correr.
Si tuviera voz, podría hablar, y mi voz me haría compañía. Podría pedir ayuda. Pero no puedo hacer nada, nada, nadie oye mis gritos, y sin embargo tengo que hacer algo por que no sé, no sé cómo podré seguir viviendo así.

(Johnny cogió su fusil)

Hermosa voz en off

Y la muerte no tendrá señorío.
Los muertos desnudos serán uno
Con el hombre del viento y la luna del Oeste;
Cuando descarnados y limpios hasta el hueso sus huesos se dispersen,
Tendrán estrellas por codo y pie;
Aunque enloquezcan serán cuerdos,
Aunque se hundan en el mar resurgirán de nuevo;
Aunque se pierdan los amantes, no se perderá el amor;
Y la muerte no tendrá señorío.

(Dylan Thomas)

Un regalo de Navidad.

 En una antológica escena del tercer Padrino, Anthony Corleone le regala a su padre una canción. Se titula “Brucia la terra”. El hijo cantante que no quiso ocuparse de los negocios de la familia, hace estremecerse de nostalgia al viejo capo. Con una sola canción. Un Pacino magistral se emociona seca y contenidamente. Pero su turbación es tan profunda que todos pensamos en su insondable soledad, en nuestra juventud, en aquellos sueños que algún día, hace tanto tiempo, quedaron a un lado del camino, en su estragado corazón cubierto de púas y de años, y en el inapelable fracaso de toda una vida.

Más cine por favor.

Tres para un viernes clásico.

Vals de la Suite de Jazz.


Johnny:  ¿A cuántos hombres has olvidado?
Vienna:  A tantos como mujeres recuerdas tú.
Johnny:  Dime algo agradable.
Vienna:  Claro. ¿Qué quieres que te diga?
Johnny:  Miénteme. Dime que todos estos años me has esperado. Dímelo.
Vienna:  Todos estos años te he esperado.
Johnny:  Dime que habrías muerto si no hubiese regresado.
Vienna:  Habría muerto si no hubieses regresado.
Johnny:  Dime que aún me quieres como yo te quiero a ti.
Vienna:  Aún te quiero como tú a mí.
Johnny.  Gracias. Muchas gracias.

(-Johnny Guitar-)


Romance Anónimo.

Futuros y derivados.

Ahora que anda por las Españas, cuyo futuro es tan negro:

(Muy curiosa versión de Aute)

Sé que tenéis miedo. Nos teméis a nosotros. Teméis el cambio. Yo no conozco el futuro. No he venido para deciros cómo acabará todo esto. Al contrario, he venido a deciros cómo va a comenzar. Voy a colgar el teléfono y luego voy a enseñarles a todos lo que vosotros no queréis que vean. Les enseñaré un mundo sin vosotros. Un mundo sin reglas y sin controles, sin limites ni fronteras. Un mundo donde cualquier cosa sea posible. Lo que hagamos después, es una decisión que dejo en vuestras manos …” (Dialogo Final de Neo.- “Matrix”)

Le doy un 20% de probabilidades a la posibilidad de que estemos viviendo dentro de una simulación de ordenador.” .- David Chalmers, Filósofo australiano.

Clint forever.

clint_eastwood12

Con ocasión del estreno de su última pelicula, en el diario Público (hay que leer de todo) transcriben una  entrevista con el último genio.

Entre las preguntas:

Usted es simpatizante del Partido Republicano…

Me hice republicano en 1951. Era un joven de 21 años que estaba en el Ejército y quería votar por Eisenhower porque prometía que iba a poner fin a la Guerra de Corea. Pero tanto el Partido Republicano como el Partido Demócrata cambiaron profundamente en esa década, de manera que poco a poco me fui convirtiendo en un libertario. El Partido Libertario no se comió nunca una rosca, pero todo ese rollo de dejar a la gente en paz y no regular nada casaba muy bien con un tipo como yo, alguien que creció durante la Gran Depresión, vio a sus padres sufrir y nunca quiso que le dieran nada a cambio. Hoy en día, los políticos prometen cosas como regalar coches, al estilo de lo que hace Oprah Winfrey en su programa. ¡Te daremos cualquier cosa! Creo que la política está pervertida. Estamos en una época muy confusa. Mi mujer y yo somos libertarios. Cuando nos conocimos, ella era demócrata y yo, republicano. Nos  juntamos en un punto intermedio, en mitad de ninguna parte…

Kirk Douglas sin doblaje.

En su indispensable “La Obsesión Antiamericana” J.F. Revel se hace eco de las protestas de un viejo inmigrante judío polaco, Issur Danielovich Demsky, contra la instauración del español como primera lengua en las escuelas elementales californianas. “En nuestra casa hablábamos yiddish. Nuestros vecinos de rellano hablaban italiano con sus padres, pero en la escuela todos nosotros, los niños, aprendíamos el inglés. Si no hubiera sido así, nunca habría podido ser el actor que, gracias a mi inglés correcto, pude llegar a ser.” El tal Issur ha pasado a la historia como Kirk Douglas.

Por lo demás, el bilingüismo fue rechazado por referéndum en California. Los progenitores hispanos, chinos o coreanos no estaban tan seguros de la bonanza de la medida como los lobbys progresistas norteamericanos. Donde se había llevado a cabo, los padres se dieron cuenta de que sus hijos al utilizar el español a la vez en casa y en la escuela, si bien adquirían en clase un inglés rudimentario, suficiente para la vida corriente y los oficios no especializados, no lo dominaban, en cambio lo bastante para después hacer estudios más prolongados y lograr empleos especializados o incluso ingresar en la universidad y acceder a las profesiones intelectuales. Resultaba tanto más nefasto para ellos cuanto que su español –el de las familias, la mayoría modestas y con frecuencia analfabetas- era también algo tosco. Sigue leyendo

Bosque de Sombras

  No suelo ver mucho cine español por motivos de todos conocidos, pero el fin de semana pasado, por casualidad, ví esta película y me causó grata impresión.

 La acción transcurre en los años 70, en un lugar, según texto sobreimpresionado, indeterminado del norte de España, aunque resulte fácil ubicarlo en el País Vasco o norte de Navarra. Dos matrimonios ingleses llegan a un pueblo apartado de montaña a pasar una temporada en una vieja casona adquirida por uno de ellos. Cazar, descansar y descifrar sus dilemas personales y de pareja son sus variadas y particulares intenciones. Desde el primer momento, con su parada en el bar y las miradas y comentarios de los paisanos, la película nos va introduciendo en una creciente tensión que llega a momentos casi insoportables. Yo llegué a parar el DVD en alguna ocasión. Todo explota, quizá hay aquí un salto de guión pelín forzado, a raíz del hallazgo por parte de los ingleses de un terrible secreto local. Se suceden a partir de entonces una serie de secuencias de violencia, contenida unas veces y explícita otras, que a mí personalmente me fascinó. El desenlace final quizá sea un poco equívoco pero en cualquier caso turbador y sugerente.

Sigue leyendo