Por fin es Viernes. (umbraliano y rockero)

y1ppdyvo5d3rseifir85tasxo9 Duerme. Ardida y tibia. La noche llena con plenitud todos los huecos del alma. Y su cuerpo, combado y desnudo, su espalda, sus flancos,… destierran todos mis días de labor, pasados y venideros. La miro, la acecho, torbo, y me encadena su sueño, religiosamente me arrastra su sagrario de carne, con un hambre medieval. Pero debo desaparecer, hoy es el día, para un rocker hay deberes ineludibles. La beso, me desgarro y me largo. (Angus-tía.)

 

De vuelta

            Va acabando el verano. Ni siquiera las asquerosas verrugas del más tosco totalitarismo me sacan del blando amodorramiento de este último jueves de Agosto, solamente un fino aguijoneo me perturba de vez en cuando, una corriente de fondo que va emergiendo con el pasar de las horas, un fugaz desasosiego, un agobio inconsciente que me indica que se acaba lo bueno, que llega (¡por fin¡) la rutina.

 Pero aún nos quedan unas horas. Disfrutemoslas: