Un complejo asunto.

El martes, Salvador Boix, apoderado de José Tomás concedía una entrevista digital a través del diario “El País”, con ocasión de la publicación de su libro “Toros sí”.  De varias preguntas que le hice, me pasaron quizá la más interesante:

Salvador, le tengo por hombre inteligente y apasionado como yo y me voy a poner serio. ¿No cree usted que las figuras, y Tomás es la más grande hoy -en mi opinión modesta-, tienen mucha responsabilidad en la desaparición de castas y encastes maravillosos? ¿No es esto otra forma de acabar con los toros? o sinceramente, ¿cree que lo de Vázquez, Miura, etcétrea o el mismo encaste Santa Coloma ya no tienen salvación y no sirven a la tauromaquia?

Complejo asunto… el toreo de hoy se debe a una estética que se debe a la emoción, que se debe a las secuencias estéticas largas. Para ello, la bravura debe incorporar caracteres que no están al alcance de todos los encastes, lamentablemente. La desaparición de algunos como los que cita me apenan, en cierta medida. Lo importante es encontrar el equilibrio entre casta (empuje, acometividad) y nobleza (fijeza, largura, mobilidad). No debemos caer en nombres, sino en comportamientos. El toro que obliga solo a defenderse al torero, no permite discurso estético de profundidad. Y además es manso. Las llamadas corridas duras, demasiadas veces son corridas mansas. Es bonito y apasionante el tema pero…

Sigue leyendo

VI.h).- Cruces con la Casta Vistahermosa (Y final)

Toro de Monteviejo.- http://www.victorinomartin.com/

En esta categoría final del R.D. 60/2001 entran un poco los encastes más inclasificables, el cajón de sastre, por provenir de distintos cruces entre castas, principalmente la vazqueña y vistahermosa. Con este post acabamos esta serie dedicada al toro bravo y a sus encastes y procedencias, esperemos que todas se mantengan en el futuro pues sería penoso dejarnos malograr una sola de ellas. Las exigencias comerciales hacen que los ganaderos de ramas minoritarias tengan que introducir sangre domecq en sus toros siguiendo los requerimientos de los taurinos, es hora de que los aficionados vayamos exigiendo, aunque no nos hagan ni caso, la presencia de todos estos encastes en las ferias, aunque muchos de ellos se encuentren muy descastados, y sea muy díficil refrescarlos debido a la exigüidad de la linea genética en cuestión, pero si el aficionado no es receptivo a estos toros es imposible que los demás lo sean.

En fin, los encastes incluídos en este apartado son:

– Encaste Hidalgo Barquero.

– Encaste Vega-Villar.

– Encaste Villamarta.

Sigue leyendo

VI.g).- Encastes derivados de Parladé

Toro de Cebada Gago

Si la Casta Vistahermosa es la reina de las castas en la cabaña de bravo, dentro de ella, todo lo originario de Parladé es el encaste que se ha impuesto con absoluta rotundidad sobre todos los demás que llevamos vistos. Actualmente este encaste representará aproximadamente entre el 80 ó 90% del total de las reses que se lidian.

El sevillano D. Fernando Parladé compra en 1904 la mitad de la vacada de Eduardo Ibarra, la otra mitad recordemos que la adquirió el Conde de Santa Coloma. En los diez años que mantiene la ganadería, y a raiz de sus exitos en las plazas, Parladé va deshaciéndose de lotes que vende poco a poco, hasta que el último lote se lo transmite a Luis Gamero Cívico.  Sigue leyendo

VI.f).- Encaste Urcola

Toro de Alonso Moreno. Web de Las Ventas.

  El encaste toma nombre de D. Félix Urcola que compra varios lotes de reses a D. José Antonio Adalid en 1904 que provenían de la antigua ganadería vistahermoseña del “Barbero de Utrera”. Urcola cruza este ganado con un semental del Conde de la Corte (encaste Parladé) logrando unas reses de excelente resultado y una morfología bien definida, y creando por tanto el encaste. La ganadería pasó en 1928 a la familia Galache, siendo con Francisco Galache, junto con la ganadería de Alonso Moreno (que había adquirido reses de Galache a traves de Jesús Cobaleda), con la que estos toros adquieren su máximo esplendor. Galache también está muy ligado al encaste Vega Villar (patas blancas) pues llevó ambos tipos de ganado por separado.

Sigue leyendo

VI.e).- Encaste Albaserrada

Toro de Escolar.- Web de Las Ventas.

  El Conde de Santa Coloma del encaste anterior tenía un hermano, el Marqués de Albaserrada*, al que le vende una parte de sus reses en 1912, todas ellas de origen muy “saltillo”. Es por tanto este encaste, por decirlo de algún modo, una mezcla de “saltillo” y “santa coloma” con predominio claro de lo “saltillo”.

  Esta ganadería del marqués es la que con el tiempo, en 1965, ha ido a parar a Victorino Martín, que todavía hoy marca sus animales con la “A” coronada de Albaserrada.

  El toro “albaserrada” es muy similar al saltillo puro, en la cabeza avacada, en el hocico de rata, en las capas cárdenas y entrepeladas, aunque como es lógico se dan con más frecuencia que en el saltillo las capas negras o las cabezas más acarneradas, debido a su remoto antepasado “ibarreño”. Si que los modernos ganaderos, Victorino sobre todo, ha dotado de más peso a sus animales y de defensas más desarrolladas que lo que pudiera ser un saltillo tipo.

Sigue leyendo

VI.d).- Encaste Santa Coloma

Toro de Hdez. Pla.- Foto de Manon (manonfotoblog.blogspot.com)

          En el año 1884 D. Eduardo Ibarra adquiere la mitad de la ganadería de la viuda de Murube, en 1904 se la compra Fernando Parladé (origen de otro encaste que veremos) quien a su vez vende una parte a Manuel Fernández Peña, que es el que al poco tiempo se la transmite al Conde de Santa Coloma, en cuya ganadería nace el encaste. El Conde, pensando que lo procedente de Ibarra era demasiado suave lo cruza con Saltillo, comprando un lote importante de estas reses.  Es por tanto lo de Santa Coloma una fusión perfecta entre lo de Ibarra (murube) y lo de Saltillo.

El “santa coloma”  suele ser cárdeno, entrepelado o negro. La cabeza puede parecerse a la de Saltillo pero lo normal es que sea más ancha y chata aunque recuerde a aquella. Es un toro recogido, fino, ensillado, y armónico. Algo pequeño comparado con otros encastes. Las defensas son desiguales aunque predominan los bajos de agujas y no demasiado desarrolladas.

Sigue leyendo

VI.c).- Encaste Saltillo

Toro de Moreno de La Cova.- Foto de Salvador Gimenez.

 Encaste fundado en 1850 por el Marqués de Saltillo, que compró la ya famosa ganadería de José Picavea de Lesaca, que había sido originariamente de Salvador Varea que la constituyó con reses compradas directamente al Conde de Vistahermosa. El marqués fué afinando en la selección hasta dar con un toro muy característico. De tamaño medio, lo más típico es su cabeza estrecha y alargada (cariavacado) con ojos saltones y el hocico afilado, se les suele llamar “hocico de rata”, también es común la ausencia de papada en el cuello (degollados). Presenta encornaduras medianas, casi siempre dirigidas hacia adelante y hacia arriba (corniveletos). Tiene la piel bastante fina y en su gran mayoría en tonos cárdenos y negros.

  En la lidia son muy duros y dificiles de torear, sacan mucho agresividad y desarrollan sentido pronto, por lo que no suelen ser del gusto de las figuras, aunque cuando sale un “saltillo” de calidad quizá sea el toro que más transmite, por su fuerte temperamento y codicia.

Sigue leyendo

VI.b).- Encaste Contreras

Toro Cavador de la Ganaderia Mondoñedo de Colombia.

Encaste fundado a partir de una rama de Murube que adquirió Juan Contreras Murillo en 1907. La habilidad de este ganadero creó pronto este nuevo tipo de toro, más pequeño que el Murube medio, más recogido en todos los sentidos y con menos esqueleto, que anda un pelín escaso de trapío, y en el que además sus defensas no están muy desarrolladas. En cuanto a las capas, aunque predominan las negras, son mucho más variadas que las de los murubes, pues son muy frecuentes los colorados, castaños y tostados.

 Su comportamiento en la lidia destaca por su nobleza, y por venirse arriba según van pasando los tercios, pues puede resultar reservón en el caballo para desplegar toda su casta en la faena de muleta. Fué el encaste preferido por Belmonte.

Sigue leyendo

VI.a).- Encaste Murube-Urquijo

Toro de Flores Tassara (encaste Murube-Urquijo)

Es una de las primera lineas en surgir de la Casta Vistahermosa. La viuda de Murube, Dolores Monge, adquirió una de las cinco partes en que se dividio la vacada vistahermoseña, concretamente la que perteneció al “Barbero de Utrera”.

En 1917 el hijo de Dña Dolores, vende a Juan Manuel de Urquijo, y la ganadería permanecerá en esta familia hasta 1980. Cuatro años más tarde es adquirida de nuevo por José Murube, volviendo la ganadería a la familia que le dió nombre.

Se trata de un toro de gran volumen corporal, con cabeza grande, carifosco, con hocico chato y ancho. Predominan las encornaduras brochas o en corona, de desarrollo medio, de coloración blanquecina o negruzca. Son anchos y profundos de tórax, bien enmorrillados, la papada alcanza bastante desarrollo, son badanudos y de mucho hueso. La capa es generalmente negra y excepcionalmente puede darse alguna castaña o tostada.

Sigue leyendo