Apuntes dispersos sobre Igualdad

Ayer, por casualidad, leí dos cosas que en principio nada tienen que ver, una, la primera, en mis lecturas de ocio, y otra, la segunda, buscando datos sobre una ley de absoluta actualidad. No sé el motivo, pero mi cerebro las relacionó en seguida, casi antes de que yo mismo cayera también en la cuenta.

En sus “Ensayos”, Montaigne refiere la siguiente conversación entre Pirro y Cineas, su sabio consejero.

“Cuando Pirro intentaba invadir Italia, Cineas, queriéndole hacer sentir la vanidad de su ambición, le dijo: <<¿Con qué fin, señor, emprendéis este gran propósito?>> <<Para hacerme dueño de Italia>> -respondió el soberano-. <<¿Y luego -siguió el consejero- cuando lo hayáis ganado?>> <<Conquistaré la Galia y España>> <<¿Y después?>> <<Después subyugaré el Africa; y por último, cuando haya conseguido dominar el mundo, descansaré y viviré contento y a mis anchas.>> <<Por Dios, señor -respondió Cineas al oír esto-, decidme: ¿Por que no realizais desde este instante vuestra intención? ¿Por que desde este momento mismo no tomais el camino del asilo a que aspiráis y evitáis así el trabajo y los riesgos que vuestras expediciones os proporcionarán?”

Sigue leyendo

Anuncios